Tierra

Unas condiciones climáticas muy determinadas con la característica fundamental del cuidado cultivo del viñedo en la ribera del Duero. Este clima es una clara influencia en los ciclos de cultivo, marcando la evolución y maduración del fruto.
nevado

Cada uno de los pasos del camino serán antecedentes de la consecución de sabores reconocibles de nuestra denominación.La media de cantidad de agua que cae por metro cúbico en las precipitaciones de nuestra zona es considerada entre moderada y baja (Aproximadamente unos 450 mm de lluvia al año).Si unimos esta pluviometría a unos veranos secos y calurosos (40 ºC) en contra partida a unos inviernos largos y fríos (-18 ºC), nos encontramos con un situación de extremos que se ve además marcada por cambios oscilantes de temperaturas durante las estaciones que se mezclan con las más de 2400 horas de sol al año.

Los Ribera del Duero sólo se pueden dar en una zona concreta y muy particular. Una región con una naturaleza única y terrenos especiales. Los viñedos que están englobados bajo la Denominación de Origen Ribera del Duero están situados sobre la meseta norte y ocupan territorio de cuatro provincias Castellano Leonesas diferentes. Burgos, Segovia, Soria y Valladolid son cuna del Río Duero, uniendo a más de un centenar de pueblos en 115 km de extensión dentro de unas características tan especiales como nuestro vino.Esta zona tiene su comienzo aproximadamente desde el este en San Esteban de Gormaz y se extiende hasta Quintanilla de Onésimo por el oeste.

vinas

La Ribera del Duero se localiza en la gran meseta septentrional de la Península Ibérica, formada por un gran zócalo antiguo arrasado y, en parte, recubierto por sedimentos terciarios. El mayor volumen de estos sedimentos está constituido por capas más o menos lenticulares de arenas limosas o arcillosas., y destaca la alternancia de capas, tanto de calizas como de margas e, incluso, de concreciones calcáreas. La cuenca ribereña, formada durante el Mioceno, presenta niveles horizontales, suavemente ondulados, limitados por la erosión diferencial, y convertidos hoy al estado de penillanura. El relieve de la zona oscila entre las lomas interfluviales, con cotas de 911 metros, y los valles, con una altura topográfica situada entre los 750 y 850 metros.